Cuando ir al psicólogo

Preguntas frecuentes

Versión: Móvil | Escritorio

(55) 57091107

Horarios de servicios psicológicos

Horarios de atención telefónica

Brindamos atención psicológica de lunes a domingo en horario continuo de 8:00 am a 9:00 pm.

Teresa y Amanecer atenderán tus dudas sobre los servicios y podrán programarte una cita en un horario de lunes a jueves de 8:00 am a 8:00 pm y de viernes a domingo de 9:00 am a 6:00 pm

Te puede interesar

¡Te esperamos!

¡Te esperamos!

Ir arriba
Inicio

Contáctanos

Llámanos al 5709-1107 o envíanos un correo para pedir informes a contacto@ryapsicologos.net  o bien:

Terapia de pareja

¡Agradecemos tus recomendaciones!

Cómo elegir qué profesional es el más indicado para mí...

Cuál es el mejor enfoque psicológico para mí

En cierto sentido, cualquier persona puede benefi- ciarse de los servicios psicológicos que incrementan y mantienen el bienestar general, y promueven la liber- tad para tomar decisiones y la fuerza para existir. Hay casos sin embargo en que es necesario o muy reco- mendable buscar ayuda psicológica.

¿Cuándo acudir a un psicólogo?


Es recomendable acudir a terapia psicológica cuando existe un problema que supera las fuerzas que tienes en determinado momento para solucionarlo, que te impide vivir y experimentar bienestar y que por lo tanto te ocasiona malestar y sufrimiento. Un problema existe cuando hay una discrepancia entre lo que haces y lo que quisieras estar haciendo, o entre los resultados que obtienes (conductual y emocionalmente) y los resultados que quisieras tener. Es por esta razón que las personas pueden necesitar ayuda psicológica.


En ocasiones no es tan sencillo detectar que existe esta discrepancia, lo único que sentimos es malestar, inconformidad o sufrimiento. E incluso cuando se llega a identificar el problema a veces no es tan simple solucionarlo, en el sentido que posiblemente no dependa de una decisión de la conciencia. Por ejemplo, para Jack Nickolson, en la película Mejor Imposible (As Good As It Gets), no es tan sencillo como proponerse que a partir del próximo lunes va a dejar a un lado sus obsesiones, y dejará de lavarse las manos 10 veces antes de acostarse. Existen también resistencias inconscientes que bloquean lo que nos proponemos. Es por esto que resulta difícil lograr un cambio a este nivel, aunque nos lo propongamos.



















Los motivos para acudir con un psicólogo pueden ser una dificultad personal, como la ansiedad o malestar, una situación dolorosa, como una enfermedad, duelo, trauma o separación, dificultades relacionales, como problemas de pareja o en el trabajo, o bien un deseo de cambio o de trabajo en sí mismo.














Preguntas frecuentes:

¿Cómo elegir a un psicólogo?

Una vez que se comprueba la certificación y la competencia del psicólogo particular, la mejor manera de elegir a un psicólogo es acudiendo a una primera consulta y evaluar si se siente cómodo y en confianza con el terapeuta. Este encuentro puede evaluarse en primer lugar a partir  del sentimiento de encontrarse frente a alguien que comprende el sufrimiento que uno experimenta, y que sabrá ayudar a eliminarlo.

¿Qué pasa si no me siento cómodo(a) o no me agrada el terapeuta?

Puedes solicitar el cambio de psicoterapeuta. La psicoterapia es en primer lugar una relación, y es importante que te sientas cómodo y en confianza en esta relación, de ello dependen los resultados que se puedan alcanzar.

¿Qué debo esperar después de la primera consulta?

Esto depende de la técnica o enfoque que practique el terapeuta. Los enfoques que proponen una cura breve, como la terapia sistémica o la terapia breve, anuncian a sus pacientes desde la primera consulta las líneas generales sobre las que reposará el trabajo posterior. Para otros terapeutas, que se basan más en análisis, ningún programa es previsto, la terapia avanzará al ritmo de los descubrimientos efectuados por el paciente.

¿Cómo puedo sacarle el mayor provecho a la psicoterapia?

El principal motor en un proceso de terapia es el deseo e interés de cambiar algunas cosas en la vida. Si este deseo no existe, en forma de inquietud, interés, etc., el trabajo puede verse muy limitado. Esta inquietud puede expresarse en forma de honestidad del paciente, aunque no necesariamente. Existe una especie de resistencia inconsciente que es lo que hace que el cambio no sea tan fácil de lograr. El reto de una terapia es buscar formas nuevas para disolver estos bloqueos que impiden el cambio y mejorar.

Ver más preguntas frecuentes.